Páginas

jueves, 21 de mayo de 2015

Mi lectura de "El ladrón de sueños" de Fernando M. Cimadevila

A finales de abril, en el blog Brownie y sus cosas, gané un ejemplar en papel de la novela "El ladrón de sueños. El mundo secreto de Basilius Hoffman", de Fernando M. Cimadevila. La idea era realizar una lectura conjunta y publicar después una reseña, pero, los que ya habéis leído alguna de mis entradas sabéis que yo no hago reseñas de las novelas que leo, tan solo escribo comentarios sobre mis impresiones personales.

"El ladrón de sueños" se sale del tipo de novelas que yo suelo leer pues, aunque últimamente he ido combinando diferentes géneros, lo cierto es que suele predominar la novela negra y la histórica o de época, pero nunca la fantástica y menos aún la juvenil. Aun así, he de reconocer que me he divertido muchísimo con su lectura y que ha resultado ser refrescante, una especie de spa para las neuronas en estas fechas de exámenes y entregas de material para el libro nuevo, etc.

martes, 12 de mayo de 2015

Otra forma de intentar cambiar el mundo: "Técnicas de educación e interpretación ambiental"



En mis primeras entradas hablé sobre aquel deseo de intentar cambiar el mundo con una frase, una novela, quizás un gran personaje. Pues bien, de momento mis intentos por conseguir que este mundo sea un poquito mejor pasan por un proyecto de cuento infantil del que ya os hablé, con la pulga Pi como protagonista, que está ya en fase de corrección y mejora gracias a nuestros lectores beta. Aunque, quizá, la mejor forma, y la que ya está materializada, sea este libro.

Es un libro técnico para ciclos formativos, certificados profesionales, etc., dedicados a formar o mejorar a los educadores e intérpretes ambientales.

lunes, 11 de mayo de 2015

Mi historia con "Hombres buenos" de Pérez-Reverte.

Hombres buenos


No hace mucho que soy lectora de Pérez-Reverte, quizá cuatro o cinco años. Antes tan solo había leído "La piel del tambor" y uno de la serie de El capitán Alatriste: "El caballero del jubón amarillo".
Un amigo me prestó "El asedio" y me sorprendió mucho esa forma tan directa de narrar, ese estilo suyo tan personal.

Así que cuando tuve noticias de que había publicado "El tango de la vieja guardia", me fui directa a la biblioteca a preguntar si ya lo tenían y me lo traje a casa con una sonrisa de oreja a oreja. Y he de decir que, con esta novela, me enamoré como una tonta. Lo reconozco.