Páginas

jueves, 21 de mayo de 2015

Mi lectura de "El ladrón de sueños" de Fernando M. Cimadevila

A finales de abril, en el blog Brownie y sus cosas, gané un ejemplar en papel de la novela "El ladrón de sueños. El mundo secreto de Basilius Hoffman", de Fernando M. Cimadevila. La idea era realizar una lectura conjunta y publicar después una reseña, pero, los que ya habéis leído alguna de mis entradas sabéis que yo no hago reseñas de las novelas que leo, tan solo escribo comentarios sobre mis impresiones personales.

"El ladrón de sueños" se sale del tipo de novelas que yo suelo leer pues, aunque últimamente he ido combinando diferentes géneros, lo cierto es que suele predominar la novela negra y la histórica o de época, pero nunca la fantástica y menos aún la juvenil. Aun así, he de reconocer que me he divertido muchísimo con su lectura y que ha resultado ser refrescante, una especie de spa para las neuronas en estas fechas de exámenes y entregas de material para el libro nuevo, etc.


Hablando ya del libro... Se trata de la primera novela de una saga, en la que supongo que se nos irá desvelando quién fue ese misterioso Cartógrafo que aparece nombrado unas cuantas veces pero del que poco sabemos. A quien sí que conocemos es al profesor Basilius Hoffman, una suerte de aventurero, arqueólogo, recorremundos, que parece esconder muchos secretos. También conocemos a Peter, su sobrino, un chico a quien sus ocupadísimos padres ignoran dejándole con su tío durante las vacaciones de Navidad. A su habitación en la mansión de Basilius, tan "especial" como él, entrará una especie de felino a robarle sus sueños y ahí empezará la historia.

La novela tiene de todo: mitos, una sociedad secreta, una profecía, un mundo extraño sobre los tejados, una especie de globo aerostático, puertas que comunican con otros lugares del mundo, un malo muy malvado, una chica solitaria e incomprendida, otro malo que igual resulta que no es tan malo cuya historia apenas conocemos... Todos los ingredientes para tenernos pegados a sus páginas hasta el final. Además, considero que está maravillosamente escrita porque te desvela lo necesario para que sigas la trama pero con esa picardía de dejarte con ganas de conocer sus subtramas para que busques las respuestas en las sucesivas novelas de la saga. Pienso, sinceramente, que debe ser capaz de enganchar al más reticente de los adolescentes.

Quizá me haya gustado tanto porque he encontrado entre sus páginas ecos de otras aventuras leídas en otras novelas o vistas en algunas películas. Por ejemplo, el arqueólogo aventurero que lucha contra los malos recuerda a mi queridísimo Indiana Jones, y el "Argestes", el globo, me ha recordado a Julio Verne y al "Albatros" de "Dueño del mundo", aunque los dos vehículos tampoco es que se parezcan tanto... no sé... supongo que más que al aparato en sí, me ha recordado las sensaciones que viví leyendo aquellos libros cuando era pequeña.

En resumen, "El mundo secreto de Basilius Hoffman" se presenta como una saga tremendamente interesante, muy bien hilada, muy bien escrita, que transmite ciertos valores que nunca está de más que reciba el público juvenil, y que nos recuerden a los más mayores, como el valor de aquellos amigos en los que sabes que puedes confiar, el valor de los conocimientos y la necesidad de seguir aprendiendo cada día, etc. Como ya le dije a Laura, de Brownie y sus cosas, se lo voy a pasar a mis sobrinos para que lo disfruten este verano, seguro que les encanta.


4 comentarios:

  1. Este me ha hecho tilín desde el primer momento en el que tropecé con su estupenda portada. Tu reseña me lo confirma: me lo llevo. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te lo pasas bien con él... Ya te imagino leyéndolo tumbada en la playa este verano.
      Besos

      Eliminar
  2. No lo conocía pero puede ser buena opción.Besos.

    ResponderEliminar
  3. A mí me enamoró la portado pero, bueno, al ser juvenil no me animo. No entro ya en esa franja de edad, jeje.
    Besines,

    ResponderEliminar

¿Charlamos sobre esto? Cuéntame tu opinión ;-)