Páginas

martes, 12 de mayo de 2015

Otra forma de intentar cambiar el mundo: "Técnicas de educación e interpretación ambiental"



En mis primeras entradas hablé sobre aquel deseo de intentar cambiar el mundo con una frase, una novela, quizás un gran personaje. Pues bien, de momento mis intentos por conseguir que este mundo sea un poquito mejor pasan por un proyecto de cuento infantil del que ya os hablé, con la pulga Pi como protagonista, que está ya en fase de corrección y mejora gracias a nuestros lectores beta. Aunque, quizá, la mejor forma, y la que ya está materializada, sea este libro.

Es un libro técnico para ciclos formativos, certificados profesionales, etc., dedicados a formar o mejorar a los educadores e intérpretes ambientales.


Y digo que esta es mi forma de poner un granito de arena para que este mundo sea mejor porque, a través de la interpretación y la educación ambiental, las personas podemos llegar no solo a conocer de forma amena la naturaleza que nos rodea y nos da la vida, sino también a amarla y respetarla. Y, ¡cuánta falta le hace a este planeta sumar personas concienciadas y activas!

Este libro que os presento hace apenas unos días que ha asomado su naricilla fuera de la imprenta. De hecho, ayer llegaron nuestros ejemplares a casa. Y, aunque mi nombre no aparezca en la lista de autores sino en páginas interiores como "colaboradora", yo lo siento igual mío que de los tres autores que sí aparecen en portada. ¿Por qué? Porque viví la emoción primera del ofrecimiento de la editorial, porque estudié con detalle el contrato que nos mandaron, porque he repasado cada una de sus líneas buscando y corrigiendo fallos y asegurándome de que todo se comprendía perfectamente. También son de mi puño y teclado algunos glosarios y resúmenes. Pero preferí aparecer solo como colaboradora pues mis aportaciones en cuanto a contenidos han sido mínimas, para eso ya estaban esos magníficos tres profesionales del sector con los que he tenido el placer de trabajar.

Ahora ya solo queda desearle un buen viaje a esta obra. Desearle sobre todo que pueda cumplir su papel, que ayude a formar grandes profesionales que a su vez sepan sembrar una semilla de amor y respeto por el medio natural.


Nosotros seguiremos trabajando en otros proyectos similares, porque esta lucha (por desgracia) nunca termina.





1 comentario:

  1. Uno de las cosas a las que más importancia doy es ésta. Cuidar el planeta debería ser una prioridad para todos nosotros. Es la casa donde vivimos y, de momento, es única. Un grano de arena en un universo inmenso y nosotros tenemos la suerte de que sea nuestro (no en el sentido posesivo).

    No entiendo cómo esta idea no está arraigada en la mente de los humanos. De verdad que no.

    ResponderEliminar

¿Charlamos sobre esto? Cuéntame tu opinión ;-)