Páginas

jueves, 7 de julio de 2016

Mi lectura de "Leyendas de la Tierra Límite: Las Tierras Oscuras"

Como ya he explicado en otras ocasiones no me gusta intentar hacer reseñas de los libros que voy leyendo y me llaman la atención. Hacer reseñas no es algo que deba tomarse a la ligera, debe hacerse bien o no hacerse, como casi todo en esta vida. Mis intereses personales en este momento no se inclinan a aprender el arte de reseñar pero no por ello quiero quedarme sin comentar aquí las lecturas que han sido especiales para mí.

Mira que es guapo este dragón



Leyendas de la Tierra Límite: Las Tierras Oscuras, de Ana González Duque, ha sido mi lectura feliz del mes de junio. ¿Que por qué? Por la propia historia, desde luego, que es pura fantasía pero repleta de maravillosas enseñanzas. Flamia, la hija de Aïa y Guil, los protagonistas de la primera novela, se unirá a Zack, un chico con un gran secreto, para salvar su mundo. Sanadoras, guerreros, magia y dragones por doquier, hacen que sea una delicia de libro. 

Pero hay más razones, por supuesto. Esta obra destaca entre mis otras lecturas del mes por la forma de engancharme con su ritmo rapidísimo, por la agilidad en la lectura a base de capítulos cortos y por la cantidad de personajes desde los que su autora nos narra la historia. Cada capítulo narra la historia desde el punto de vista de un personaje, que puede ser principal o secundario. Va enlazando los relatos de manera que el ritmo no decae en ningún momento porque termina el capítulo muchas veces en el momento álgido y la resolución del conflicto que se traen entre manos está al final del siguiente o siguiente capítulo corto, rápido y trepidante.

Además de haber disfrutado como una enana con su lectura, he aprendido algunos trucos interesantes como autora. Siempre he leído que el punto de vista no debe recaer en muchos personajes distintos para no volver loco al lector. Pues bien, Ana demuestra que no sólo se puede hacer sino que, si lo haces bien, gran parte de la gracia de la novela recae precisamente en eso. Si, encima, te enamoras de cada personaje, todos tan bien definidos, cada cual con sus matices y sus retazos de pasado, lo justo para que les conozcamos y entendamos pero nunca de más para no aburrir en ningún momento... pues te roba el corazón.

Desde luego, es una de esas obras sobre las que hay que volver una vez la has terminado y has saciado tu curiosidad por ver cómo acaba la bilogía. Releer tanto ésta como la primera parte e investigar a fondo, escarbar hasta descubrir los mimbres con los que su autora ha creado la trama, buscar los finos hilos con los que ha tejido la tela de araña en la que te ha atrapado.

Gracias, Ana, por lo aprendido y disfrutado.

3 comentarios:

  1. Me alegra que te lo hayas pasado en grande volando sobre Las Tierras Oscuras a lomos de un dragón ;-))) Ha sido estupendo compartir esta lectura ¿Verdad que es perfecta para el verano? Te enlazo, Mercè. Ptns.

    ResponderEliminar
  2. Ay, disculpa por mi comentario anterior. Estaba pensando en Mercè de "El meu raconet", que también se lo ha pasado en grande con la lectura de Tierras Oscuras. Bueno, te enlazo igualmente porque me ha encantado tu reseña. Un besazo y perdona mi despiste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. ¡Cómo tenemos la cabecilla! Se nota que es semana de publicación ;-)

      Eliminar

¿Charlamos sobre esto? Cuéntame tu opinión ;-)